Dante Gebel: “para Dios usarte como canal de bendición tiene primero que bendecirte financieramente”.

0Shares
0

Recientemente vi la siguiente declaración de Dante Gebel:

Cuando Dios sale al encuentro de un hombre es porque tiene un propósito y Él sabe que para usarte como canal de bendición tienes que primeramente estar estable, estar bien emocional, financiera, familiar, sentimental y físicamente. Dios no va a enviarte a una gran misión si tu cabeza no se puede enfocar debido a un problema que no te deja pensar en cosas más grandes porque un árbol te está obstruyendo el bosque, o porque tienes arena en el zapato que no te permite caminar sin dolencias. Así que, cualquiera que sea tu problema, ora con fe, alaba al Señor, háblale de lo que te agobia y deja en Sus manos tu vida y tus preocupaciones.

Esta declaración me llevó a pensar en la vida de varios hombres de la Biblia, que en dado momento no fueron bendecidos financieramente para que Dios cumpliera su próposito o para usarles como canal de bendición para otros. Dios tampoco necesita que estemos bien físicamente para usarnos, tampoco debemos estar estables emocionalmente, ni familiar ni sentimentalmente. Recordemos que Dios obra de distintas maneras en diferentes procesos, y lo único que debemos entender para bendecir a otros es que “la gloria es de Dios” y que todo lo que nos sucede es “secundario” y Dios es “primario”.

Dante pone como obstáculo 6 problemas que casi todos en la humanidad tenemos en algún momento: 1)Estabilidad, 2)Emociones. 3)Finanzas, 4)Familia, 5)Sentimientos, 6)Estabilidad fisica. ¿Estos 6 problemas son una clase de inpedimento para Dios usar a un hombre como canal de bendición? La Biblia nos dice algo totalmente diferente. En Exodo 4:10 encontramos: “Entonces Moisés dijo al Señor: “Por favor, Señor, nunca he sido hombre elocuente[d]. Ni ayer ni en tiempos pasados, ni aun después de[e] que has hablado a Tu siervo; porque soy tardo[f] en el habla y torpe[g] de lengua.” Moisés no estaba capacitado ni emocionalmente ni físicamente, tampoco estaba preparado financieramente: Hebreos 11: 24 Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón,25 escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado,26 teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón.

¿Sólo tenemos el ejemplo de Moisés? pues claro que no, podríamos escribir un libro de todos los ejemplos que hay en la Biblia. Tenemos al Profeta Elías, de él dice: 1 Reyes 19: El anduvo por el desierto un día de camino, y vino y se sentó bajo un enebro[e]; pidió morirse y dijo: Basta ya, Señor, toma mi vida porque yo no soy mejor que mis padres. Elías no se encontraba bien emocionalmente, él pidió morirse!!…Aun así Elías pudo bendecir a Israel con sus milagros ( Elías ora para que llueva 1 Reyes 18:41-43 – Elías multiplica el aceite de la viuda 2 Reyes 4 –  Resucita al hijo de la viuda 1 Reyes 17:7-24 – Hace descender fuego del cielo 2 Reyes 1:10 y 1Reyes 18:38 – Divide el Jordán 2 Reyes 2). 

Todos los versículos que acaban de leer en el párrafo anterior son una gran demostración incuestionable de que Dios no necesitó que Elías esté bien emocionalmente para hacer todo lo que hizo a través del mismo. Recordemos que Dios es poderoso y no necesita de nuestra capacidad humana para hacer lo que Él quiere.

¿Pódemos encontrar otros ejemplos? por supuesto que sí. Tenemos a Pedro: Hechos 4:13 Al ver la confianza de Pedro y de Juan, y dándose cuenta de que eran hombres sin letras y sin preparación, se maravillaban, y reconocían que ellos habían estado con Jesús.  Además de pedro no tener “Capacidad intelectual”, Pedro era tan pobre que no llevaba con él nisiquiera una moneda: Hechos 3: Este, viendo a Pedro y a Juan que iban a entrar al templo, les pedía limosna.Entonces Pedro, junto con Juan, fijando su vista en él, le dijo: “¡Míranos!” El los miró atentamente[b], esperando recibir algo de ellos. Pero Pedro le dijo: “No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy: en el nombre de Jesucristo el Nazareno, ¡anda[c]!” Dos cosas muy importantes: 1) Pedro no tenía nada de dinero, 2) No necesitó estar bien financieramente para bendecir al paralítico.

¿Nos damos cuenta? En la Biblia nada de esto fue impedimento para Dios manifestar su gloria. Dios siempre ha cumplido su próposito por encima de lo que somos: 1 Corintios 1:28: Y lo vil del mundo y lo menos preciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es.

En este momento no voy a citar más versos, pero si usted lee su Biblia, le aseguro que debe saber de algún otro. ¿Hemos malinterpretado a Dante Gebel? Es la común frase de sus “fieles seguidores” que no aceptan los errores de su “becerro de oro”.

Dios no necesita que seamos intelectuales, que estemos bien económica o emocionalmente para cumplir su próposito en nosotros. Si Dios quiere hacer algo, lo va hacer por encima de todo lo que se interponga.

¡Compártelo!
0Shares
0