Diez versos bíblicos para ayudarnos a enfrentar el dolor

dolor
0Shares
0

El dolor es parte de la experiencia humana. Nos enfrentamos a él en algún punto de nuestras vidas, ya sea por la pérdida de alguien, o porque alguien nos abandonó o nos falló. Porque seamos cristianos no quiere decir que vamos a escapar a ese sentimiento. En algún punto de nuestras vidas sentiremos dolor.

Pero la Biblia nos da la garantía de que la tristeza no nos va a derrotar. No tiene por qué mandar en nuestra vida completa. A continuación te mostramos unos diez versículos que nos recuerdan que en medio del dolor, Dios es nuestro sustento.

Salmos 31:9

Ten misericordia de mí, oh Jehová, porque estoy en angustia; Se han consumido de tristeza mis ojos, mi alma también y mi cuerpo.

Salmos 90:10

Los días de nuestra edad son setenta años; Y si en los más robustos son ochenta años, Con todo, su fortaleza es molestia y trabajo, Porque pronto pasan, y volamos.

Salmos 119:28

Se deshace mi alma de ansiedad; Susténtame según tu palabra.

Isaías 51:11

Ciertamente volverán los redimidos de Jehová; volverán a Sion cantando, y gozo perpetuo habrá sobre sus cabezas; tendrán gozo y alegría, y el dolor y el gemido huirán.

Isaías 60:20

No se pondrá jamás tu sol, ni menguará tu luna; porque Jehová te será por luz perpetua, y los días de tu luto serán acabados.

Jeremías 20:18

¿Para qué salí del vientre? ¿Para ver trabajo y dolor, y que mis días se gastasen en afrenta?

Jeremías 31:13

Entonces la virgen se alegrará en la danza, los jóvenes y los viejos juntamente; y cambiaré su lloro en gozo, y los consolaré, y los alegraré de su dolor.

Marcos 14:34

Y les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte; quedaos aquí y velad.

2ª Corintios 6:4-10

antes bien, nos recomendamos en todo como ministros de Dios, en mucha paciencia, en tribulaciones, en necesidades, en angustias;

en azotes, en cárceles, en tumultos, en trabajos, en desvelos, en ayunos;

en pureza, en ciencia, en longanimidad, en bondad, en el Espíritu Santo, en amor sincero,

en palabra de verdad, en poder de Dios, con armas de justicia a diestra y a siniestra;

por honra y por deshonra, por mala fama y por buena fama; como engañadores, pero veraces;

como desconocidos, pero bien conocidos; como moribundos, mas he aquí vivimos; como castigados, mas no muertos;

10 como entristecidos, mas siempre gozosos; como pobres, mas enriqueciendo a muchos; como no teniendo nada, mas poseyéndolo todo.

2ª Corintios 7:10

Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte.

¡Compártelo!
0Shares
0