Dante Gebel prefiere llamarse artista antes que pastor

Cuando mencionamos el nombre “Dante Gebel” es como hablar de una persona que siempre va hacia el conflicto y que responde a sus seguidores con diferentes tipos de payasadas. Pero no siempre es así, también tiene su momentos serios donde contesta preguntas serias que muchos de nosotros quisiéramos escuchar para saber qué piensa Dante Gebel sobre ciertas cosas.

Muchas personas simplemente entienden que los medios atacan mucho a Dante y hasta cierto punto eso es cierto, pero también existe la otra cara de la moneda, y es que Dante es aquel que siempre vive nadando en la polémica, y se supone que ese no debe ser el papel de un líder cristiano.

Para que notemos la torpeza de Dante a la hora de responder preguntas, en una entrevista íntima hecha al pastor Dante Gebel, donde contestó un grupo de preguntas, se le preguntó lo siguiente: ¿Cómo te defines a ti mismo? ¿Pastor? ¿Actor? ¿Conductor?. La respuesta de Dante fue la siguiente:

Yo heredé el oficio del Padre, de mi Dios, así que soy indudablemente un artista, mi Padre es un gran artista, es el creador del universo, así que cuando me preguntan cuál es mi oficio inmediatamente yo pongo artista y después de ahí ya viene todo lo demás.

También agregó:

Me toca eventualmente ser pastor, a veces conductor de televisión, autor de libros, actor, pseudo cantante, pero yo hago de todo un poco lo que la providencia divina me permite, ¿qué engloba todo eso? Sí, soy un artista, si alguien me lo dice como manera de insulto para mí es un alago, yo soy un artista indudablemente, porque heredé el oficio de mi Padre, mi Padre es artista y eso es lo que soy, supongo que lo llevo en la sangre, digo, en la nueva, en la que Cristo me regaló en la cruz del calvario.

¿Aparentemente no parece ser que el excelentísimo Dante Gebel pone el pastoreado en la última silla? ¿Acaso no se supone que somos peregrinos y extranjeros en esta tierra y que el ministerio debe ser naturalmente más importante para un cristiano que las cosas seculares?

Aunque parezca sencillo, una vez más este señor da otra respuesta controversial que ha dejado pensando a muchos, ya que para nosotros como cristianos debe ser un alto privilegio llamarnos ministros de Dios por encima de todas las cosas.

Esperemos que Dante reflexione sobre sus respuestas y sobre su manera de llevar el evangelio. También nos interesa saber cuál es tu opinión sobre este tema, así que déjanos tu comentario.

Facebook Comments