Jesús salva la vida de un taxista ateo después que su esposa cristiana oró por él

0Shares
0

Jesucristo puede mostrar su gracia y misericordia incluso hasta a un ateo que es un alcohólico y un golpeador de mujeres. Sapru, un taxista de 48 años de edad, dio testimonio de esto, diciendo que tuvo un encuentro con Jesús en un momento en que estaba entre la vida y la muerte después de un accidente de tráfico, de acuerdo con God Reports.

Momentos antes de que ocurriera el accidente, Sapru se emborrachó, peleó con su esposa cristiana Blessey y la golpeó severamente. Luego salió de la casa, se metió en su taxi y salió a toda velocidad.

Debido a que conducía bajo la influencia del alcohol, sin darse cuenta, chocó contra un camión, hiriendose gravemente a sí mismo. “Mi ojo izquierdo salió y fue totalmente destruido”, dice. “Vi la muerte cara a cara.”

Al enterarse del accidente, Blessey fue llevada al hospital donde estaba su marido. Ella se unió a algunos misioneros cristianos.

Sapru recuerda haber visto a su esposa junto a su cama leyendo la Biblia en voz alta y clamar al Señor para que lo cure. Para salvar su vida, los médicos realizaron una cirugía de emergencia. Fue en este punto que Sapru tuvo su experiencia cercana a la muerte.

“Mi alma se perdía para conseguir un asiento en el cielo”, recuerda. “Los ángeles no me permitirían entrar en el cielo, pero me empujarorn hacia el infierno.”

Sin embargo, debido a la oración de su esposa, Sapru cree que Jesús le mostró su gracia y misericordia.

Él recuerda haber visto a su esposa y los misioneros cristianos de rodillas y orando por él con lágrimas en los ojos. Al ver esto se derritió su corazón. Entonces Jesús le dijo: “Ve, se salvo y bautizado y vive para mí con tu familia.”

Sapru luego sintió su alma regresar de nuevo a su cuerpo en la mesa de operaciones, y él empezó a respirar.

Jesús habló con él de nuevo, diciéndole, “Es mejor entrar en la vida con un solo ojo, que teniendo dos ojos ser echado en el infierno de fuego. Que sea un testimonio de los suyos para testificar acerca de mí.”

Los cirujanos tuvieron que quitar el ojo izquierdo muy dañado durante la cirugía. Pero Sapru dice que está bien “, porque el Señor me quiere con Él en el cielo sin un ojo.”

Poco después de haber sido dado de alta del hospital, Sapru confesó todos sus pecados, aceptó a Jesús como su Señor y Salvador, y fue bautizado.

A pesar de que sólo tiene un ojo, Sapru sigue siendo capaz de conducir su taxi.

Después de descubrir qué le pasó a él, su empleador también se volvió a Jesús y le dio su propio coche para conducir.

Sapru ahora vive felizmente con su esposa y sus dos hijos. “Estoy muy feliz de verlos regocijarse en el Señor a causa de mis actividades de conversión y el ministerio”, dice.

¡Compártelo!
0Shares
0